Eficaces ventajas competitivas

La transformación y la innovación, fruto de la creatividad, la imaginación y el diseño, crea productos, servicios y procesos que generan constantemente oleadas de deseo: la mejor garantía para retener y fidelizar clientes. El boca a boca se encarga del resto.

Por qué este modelo hace más que satisfacer clientes

Vivimos una época en transformación, en la que el creciente protagonismo de la tecnología ha creado contextos de personas en relación, conectadas, con la mínima intermediación, donde los productos y servicios solo son una forma de lenguaje para conectar con las personas.

En este contexto no es posible competir si las organizaciones no tienen la capacidad de ponerlo todo patas arriba cada vez que busque el diseño de una estrategia para captar, fidelizar y retener clientes.

Y las personas somos profundamente emocionales y no olvidamos aquellas experiencias que han impactado en nuestra vida y en nuestras relaciones.

Cómo generar experiencias emocionales

Estamos obligados a diseñar modelos de relación que hagan posible una mayor transparencia, dotar de mayor credibilidad a nuestras industrias, y potenciar experiencias y emociones para consolidar la confianza de nuestros clientes.

Alcanzar estos objetivos nos exigirá transformar nuestro modelo de desarrollo de productos, servicios y procesos, en un contexto centrado en las personas; eso incluye a nuestros equipos: nuestra gente es lo más valioso que tenemos.

Una nueva cultura, espacios y ecosistemas creativos, nuevos perfiles profesionales, auténticos devotos y apasionados por las personas.

Qué podemos hacer para adoptarlo como proceso

El espíritu de la transformación está en los equipos. Cuanto mayor es la aportación de nuestra gente al proceso creativo, mayor es el valor que trasladamos a los clientes; sobre todo, cuando utilizamos con inteligencia económica la potencia del triángulo de la transformación.

Si nuestra gente son personas felices, si trabajan en un entorno humano, cercano y colaborativo, estas energías son contagiosas y convierten a nuestros equipos en auténticos apasionados de su trabajo y devotos de los clientes. Si el contexto y el entorno favorecen el bienestar y la felicidad, esas emociones llegan a los clientes rápidamente.

El resultado es que el futuro al que aspiramos se hace presente continuo.

2018 © Luis M. Fernández Montañez, todos los derechos reservados - Powered by HeliceStudios Visual Experience